lunes, 16 de junio de 2008

Mausoleo de Juan Salinas en Quito

"Quito fue la primera en iniciar la lucha contra el colonialismo, que aún prosigue, ahora contra el neocolonialismo."

Por Jorge Salvador Lara
Por decreto del presidente Rafael Correa Delgado, el Bicentenario del 10 de agosto de 1809 debe ser celebrado por toda la nación, como ‘acontecimiento pionero del proceso de independencia de Hispanoamérica’ (Decreto No. 561). Aquel hecho, rubricado el 2 de agosto de 1810 con la sangre de los próceres, motivó que el primer Congreso de Chile, en 1812, proclamara a Quito ‘Luz de América’, según se hizo constar en una placa colocada en el faro de Valparaíso.
En realidad, Quito fue la primera que, luego de tres siglos de dominación española, inició la lucha contra el colonialismo, que aún prosigue, ahora contra el neocolonialismo. Como dice Manuel de Guzmán Polanco, ‘fue la inmensa y riquísima Real Audiencia de Quito la que se anticipó a sus hermanas en la formación de un gobierno autónomo, con representantes auténticamente propios, inspirados en una filosofía de libertad constructiva que dejaba atrás conceptos, organismos e individuos regidos por una concepción distinta de la vida de relación entre los pueblos y del respeto a la personalidad del ser humano’ (Revista Iecaim, que circula ya en homenaje a los 200 años de 1809).
Hace medio siglo el presidente Camilo Ponce Enríquez decretó celebrar el Sesquicentenario en todo el país. Ahora, en nuevo decreto, el Presidente de la República ha creado una Comisión Especial del Bicentenario, presidida por él, con un Secretariado Ejecutivo dirigido por el joven historiador Juan Paz y Miño. Y aun cuando los otros países, posteriores a Quito en la proclamación libertaria, avanzan ya en sus trabajos conmemorativos, entre nosotros, antes aún de los dos mencionados decretos, algunas entidades habían comenzado la conmemoración, que se intensificará en 2009 y hasta 2012, según ordena el decreto presidencial.
El Municipio Metropolitano de Quito y su alcalde Paco Moncayo Gallegos llevan adelante un vigoroso plan de obras, como el aeropuerto de Caraburo, la Ciclovía y otros muchos programas educativos, culturales y de obras públicas. El Fonsal prosigue sus publicaciones, como los excepcionales libros sobre Carondelet y Mejía Lequerica. El Centro de Cultura del Banco Central, dirigido por Carlos Landázuri Camacho, hace un año lanzó ya el notable libro del historiador alemán Eckehardt Keeding. El (Iecaim) Instituto Ecuatoriano de Investigaciones y Capacitación de la Mujer dirigido por Fabiola Cuvi Ortiz ha publicado ya la revista antes citada. Y las Universidades, como la Andina Simón Bolívar programa múltiples actividades relacionadas con los 200 años. Manuel de Guzmán, ilustre director de la benemérita Academia Nacional de Historia, es efectivo y entusiasta promotor del Bicentenario, a escala nacional e internacional.
En realidad el programa de celebraciones comenzó al inaugurar el Municipio del Cantón Rumiñahui, el mausoleo de Juan Salinas, uno de los mártires del 2 de agosto, nacido en la Hacienda Tena, alrededores de Conocoto, entonces perteneciente a la jurisdicción eclesiástica de Sangolquí, en cuya iglesia fue bautizado.


Tomado de El Comercio

Archivo del blog