martes, 20 de noviembre de 2007

Restauran la Alhóndiga para el bicentenario



Por JUDITH AMADOR TELLO/APRO

Aunque la hazaña de Juan José de los Reyes Martínez Amaro, "El Pípila" de haber cargado una loza para acercarse a la Alhóndiga de Granaditas e incendiar su puerta para que pudiera ser tomada por las fuerzas insurgentes ha sido puesta en duda, el edificio fue clave en el triunfo de las fuerzas de Miguel Hidalgo.No obstante que la ciudad de Guanajuato ya había sido tomada por los independentistas, el ejército realista conservaba el depósito de granos y semillas y no cedía ante las presiones de los opositores.

El ahora histórico edificio, construido entre 1798 y 1809, fue finalmente tomado el 28 de septiembre de 1810.Fue el entonces intendente de Guanajuato, Antonio de Riaño y Bárcena, quien lo mandó construir y quien resistió el sitio hasta que le ganó la batalla Hidalgo. Según información del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), este hecho es el segundo en importancia en la historia de la Independencia, luego del "Grito de Dolores".

Por ello, para la conmemoración del bicentenario de la gesta histórica se planean algunas acciones vinculadas con el inmueble, que funcionó también como cárcel durante la época del segundo imperio, con Maximiliano de Habsburgo. El sitio es conocido también porque de sus cuatro esquinas exteriores colgaron, desde 1911 y hasta la declaratoria de Independencia, las cabezas cercenadas de Hidalgo, Ignacio Allende, Juan Aldama y Mariano Jiménez, exhibidas en jaulas como lección de "escarmiento" para prevenir nuevos alzamientos, luego de que las fuerzas reales habían retomado el poder en Guanajuato.

El 26 de junio de 1958, el edificio, de estilo neoclásico construido en cantera verde, fue abierto como museo regional, por instrucciones del entonces gobernador José Aguilar y Maya, cuyo gobierno suscribió un convenido con el INAH para ese fin.En el marco del bicentenario, la Alhóndiga será uno de los sitios que integren la llamada Ruta de la Independencia. Un recorrido que contempla también la casa de Hidalgo en el poblado de Dolores; la Casa de Allende en San Miguel, y la casa del doctor Mora en Comonfort.

Todos ellos serán restaurados y adaptados para la ruta cultural.La Alhóndiga recibirá mantenimiento en cuanto a las instalaciones hidráulicas y eléctricas y se remozará la fachada.Además, para celebrar el 50 aniversario de la inauguración del museo, se planean diversas actividades, entre ellas un ciclo de conferencias, en junio de 2008, justo en trono a la existencia de "El Pípila", entre otros temas.

El aniversario coincidirá con el bicentenario de la toma del inmueble, por lo que también se analizará si es verdad que en el sitio estuvo Miguel Hidalgo.El museo también será renovado con un nuevo discurso curatorial. Se prepara una gran exposición sobre la vida cotidiana en el siglo XIX, curada por el historiador Salvador Rueda Smithers, director del Museo Nacional de Historia del Castillo de Chapultepec, así como una con la colección de 600 sellos prehispánicos de la Alhóndiga, considerada una de las más grandes, pero con una propuesta del artista plástico Miguel Ángel Corona.

Además, se analiza la posibilidad de acuñar una moneda conmemorativa y cancelar un timbre postal.El INAH informó que las obras iniciaron ya con la restauración del inmueble, así como de los dos murales del pintor guanajuatense José Chávez Morado (1909-2002) Abolición de la esclavitud y Canto a Guanajuato.

Archivo del blog